09 marzo, 2012

Flan Casero


Este flan casero es fruto de mi tozudez por querer hacer un flan sin tener que recurrir al baño maría. Nunca me gustó utilizar el baño maría, en mi opinión es una pérdida de tiempo y un gasto en electricidad muy importante. Todas las recetas que consulté, tanto en libros como en Internet, siempre te dicen que tienes que usar el horno 40 ó 50 minutos (con la olla exprés se reduce el tiempo a 20 minutos), pero siempre procurando que no hierva el agua... ¡un auténtico coñazo!
Y como le digo adiós al baño maría, la receta está lista en un pispas.

Dificultad



Ingredientes para 4 personas:

  • 500ml de leche
  • 4 huevos
  • 4 cucharadas de azúcar
  • una cucharadina de esencia de vainilla
  • 2 sobres de cuajada (en vez del baño maría)
  • ralladura de naranja 
Para el caramelo:
  • 4 ó 5 cucharadas de azúcar
  • 3 cucharadas de agua aprox.


Lo primero que haremos será hacer el caramelo para el molde. Cogemos un cazo y lo ponemos a fuego fuerte, cuando esté caliente el cazo echamos el azúcar y el agua. Hay que procurar no revolver con una cuchara, sino menear el cazo a los lados. Lo dejamos en el fuego hasta que tenga un color dorado (ojo que no se nos quede muy negro, que eso es quemado). Lo echamos inmediatamente al molde y esparcimos antes de que se nos enfríe y quede duro.



Y ahora pasamos a preparar el Flan. En una cacerola ponemos medio litro de leche y los cuatros huevos, todo esto a fuego lento y batimos bien.



Y seguimos añadiendo ingredientes. 4 cucharadas de azúcar (si sois muy golosos podéis echar una más, que la receta original son 5), la ralladura de naranja (si no tenéis, podéis echar ralladura de limón por ejemplo) y un poquito de esencia de vainilla (opcional). Ya veréis que la mezcla de vainilla y naranja da un toque muy especial al flan.





Y ahora sólo nos queda la protagonista de la receta, los sobres de cuajada. Los echamos y revolvemos muy bien para que no queden grumos (si fuera necesario podemos recurrir a la batidora) y lo dejamos hasta que veamos que va a empezar a hervir. En ese momento lo quitamos del fogón y lo echamos al molde.





Pues ahora es momento de dejarlo enfriar. Mi recomendación es que pase toda la noche en el frigorífico, porque al día siguiente estará suficientemente reposado.


Al día siguiente lo desmontamos con cuidado de que no se nos rompa y ya está listo para comer. ¡Buenísimo!




1 comentario:

  1. ummmm que rico, Patri eres una maquina de hacer postres ricos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...